Mar, océano, playita deliciosa, o como quieras llamarle, la cosa es que solo existe UNA gran verdad al respecto: todos amamos el mar. (Bueno, bueno, tal vez no todos, pero sí somos hartos, ¿ya?)

Es que algo tiene el mar que nos llega justo en lo más profundo del alma y pareciera llenarnos por completo, como si con tan solo estar cerca de él estuviésemos mejor con nosotros mismos o incluso fuésemos mejores personas, porque claro, como que nos “purificamos”, ¿o no?

Sea como sea que te afecte la presencia del mar, el tema dejó de ser un secreto hace rato e incluso varios científicos, biólogos marinos y pensadores han escrito sobre los múltiples beneficios que nos entrega el océano, sobre todo cuando hacemos deporte cerca de él.

¿Quieres conocer algunos? Dale, sigamos entonces:

1. Es una increíble fuente de inspiración

Y cómo no te vas a inspirar si con tan solo mirar este gif ya dan ganas de escribir, pintar, correr aún más rápido o cambiar el mundo. Para nadie es un secreto que el mar relaja y ayuda a meditar, a pensar y a ser aún más creativo, En SeRiO.


2. Respiras MUCHO mejor

Una ciudad con playa tiene mejor ventilación que una ciudad sin, por lo tanto, tiene menor contaminación, POR LO TANTO DE NUEVO, tus pulmones se llenan de aire limpio marino, que además ayuda a fijar el oxígeno y a producir ozono, previniendo enfermedades respiratorias, ¿qué tal?


3. Tu cuerpo responde bacán

Un lugar que se encuentre al mismo nivel del mar tiene una mejor presión atmosférica, por lo que la cantidad de oxigeno en el aire es mayor, ayudando a la oxigenación de nuestros órganos, piel, pelo y lo que se te ocurra, todo para correr como un campeón.


4. Te olvidas del estrés

Cuando miramos hacia el mar percibimos un entorno predecible, estable, tranquilo y libre de amenazas, lo que le transmite a nuestro cerebro una sensación de seguridad, estabilidad y plenitud. ¡Admite que más de alguna vez has sentido algo así! <3

Ahora sólo queda acercarse a la playita, ponerse el mejor atuendo deportivo, abrocharse bien las zapatillas y correr como si no existiese un mañana.

Y obvio, prepararse para correr mirando al mar en la próxima Corrida MILO en Antofagasta, este domingo 25 de agosto. Inscríbete haciendo click aquí, yo sé que te mueres de ganas.