Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

EN SUS MARCAS, LISTOS, ¡A LEER!

Hay cosas en la vida que son completamente dependientes unas de las otras.

Tanto así que mencionarlas en conjunto es prácticamente algo normal, necesario… e incluso obligatorio. ¿Cómo, no sabes a lo que nos referimos? Bueno, entonces te daremos algunos ejemplos: la arena y el mar, un cachorro y el involuntario deseo de decir “aaawww” con todas nuestras fuerzas, o claro…

el balón y el fútbol.

DocumentDrupal

Sí, porque la “pelota” ha sido parte de nosotros desde hace muuuucho tiempo, ya que el ser humano, desde siempre, ha creado balones para un sin número de fines (deportivos, recreativos, religiosos, etc) y lo increíble es que estos, en un comienzo, estaban hechos de vejigas de animales y recubiertos de tejidos como cuero o piel.

Mucho tiempo después en el Reino Unido, aproximadamente por el siglo XIX, los balones se perfeccionan para evitar que se rompan por mil pedazos en pleno partido. Con esto nace el balón de tiento, fabricado con cuero y cerrado con un notorio cordón del mismo material. ¿Pero cómo era? Tal como te lo imaginas: deforme y muy pesado, tanto que si intentabas una cabecita sin gorro… ¡uf! mejor ni pensarlo.

DocumentDrupal
El balón chilensis
DocumentDrupal

Exacto, la mismísima pelota del Mundial del 62′ (es una fiesta universal, del deporte y del balón lalala). Mr. Crack era una particular pelota con 18 paneles de cuero amarillo, única en su tipo. Y no, no era porque las vacas fueran amarillas.

La estrella de la TV
DocumentDrupal

Este era un balón que, además de tener exquisitas terminaciones, fue pensado especialmente para una mejor visualización en la tele blanco y negro de esa época. De hecho, de esa idea nace su nombre, que es una abreviación de “Estrella de la TV”. ¿Qué tal?

La pelota “ché”
DocumentDrupal

Es 1978 y Argentina, nuestro país vecino, presenta un balón con el nombre de su baile nacional, creado para resistir y “bailar” de mejor forma en climas difíciles, como la lluvia. Su diseño de “triadas” fue el referente para los siguientes 5 mundiales, hasta el de Francia 98′. ¡Touché!

La revolución oriental
DocumentDrupal

El balón oficial del Mundial de Corea/Japón 2002 fue una verdadera revolución en comparación a balones anteriores, y no sólo por sus capas de malla que permitían un vuelo más preciso, sino también por su atractivo y colorido diseño que rompía con una tradición de más de 20 años… para crear una nueva.

Luego de eso comenzaron a aparecer los increíbles balones de fútbol que conocemos en la actualidad, como el del FC Barcelona,

DocumentDrupal

con perfectas terminaciones, poderoso diseño para un mejor seguimiento visual, y un peso óptimo para todo tipo de jugadores.

El año pasado regalamos algunas, haz click aquí si quieres conocer a los afortunados ganadores.